Seleccionar página

De metas, objetivos y bloques de Lego

Si hay algo que supone a la vez una motivación y un reto tanto para pequeños como para mayores (sí, confiesa que a ti también te gusta…) es construir con piezas de Lego. A todos nos encantan las impresionantes creaciones que se pueden conseguir y a veces resulta casi imposible creer que surjan de un montón de piececitas desperdigadas. Pues eso  mismo es lo que sucede con nuestras vidas y las metas que nos planteamos. ¿No me crees? Sigue leyendo y comprobarás si tiene sentido o me he vuelto loca de remate.

Cuando abres una caja de Lego lo que encuentras dentro no se parece en nada a la imagen de la tapa. Solo hay cientos de diminutas piezas a las que en muchas casos ni siquiera les vemos sentido ni imaginamos en qué parte se colocan. Ah! Y las instrucciones. ¡Benditas instrucciones! Ese paso a paso que consigue que el caos vaya tomando forma poco a poco. Y cuando tienes una parte finalizada sientes más ganas de ir a por la siguiente porque sabes que estás más cerca de tu objetivo final, la fabulosa construcción que ilustra la caja y que fue el motivo por el que lo compraste (y te dejaste un buen pico, dicho sea de paso).

 

Y ese es el proceso. Siempre. Independientemente de lo complejo que sea: las piezas diminutas se unen creando partes más reconocibles y estas, a su vez, se ensamblan para el resultado final. Nadie en su sano juicio construye una Torre Eiffel de 3000 piezas colocándolas aleatoriamente y sin orden ¿verdad?

 

Quédate con esta imagen en la cabeza porque vamos a lo que te prometí, a ver por qué debes construir tus metas vitales igual que montas los Lego. 

 

La caja es tu vida, llena de pequeñas piezas que en realidad son cada una de las personas que conoces, las decisiones que tomas cada día, lo que estudiaste y a qué te dedicas. Desde cosas tan importantes como si tienes hijos o no hasta aspectos aparentemente banales como los programas que ves en televisión. Todo tiene su porqué, su función y su razón de ser. Y la preciosa foto de la tapa es tu visión, esa “vida ideal” que sueñas alcanzar. 

¿Recuerdas cuál era el sistema? Unir las piezas pequeñitas y después juntas las diferentes partes ya montadas ¿cierto? Pues ahora imagina que cada unión de esas pequeñas piezas son los objetivos que te planteas cada día, cada semana, cada mes. Sumadas consiguen hacer realidad las piezas intermedias que puedes identificar con tus propósitos a uno o tres años, por ejemplo. Y a su vez esas metas a medio plazo son las que juntas harán realidad tu visión. Tu vida soñada. La foto de la caja. 

 

¿Por qué te cuento todo esto? Porque en demasiadas ocasiones tenemos una visión muy cortoplacista de aquello que deseamos conseguir. Buscamos el resultado o la gratificación inmediata pero no tenemos ni la más remota idea de qué queremos conseguir en nuestra vida. Si aún no te convences ve y pregúntale a cualquier persona que cómo quiere que sea su vida en 10 o 20 años. La mayoría te pondrán cara de póker o te dirán que es una bobada, que la vida será como tenga que ser. Y está claro que llegarás a algún punto, la clave está en si ese destino es el que quieres o no. Porque para llegar a tu meta tienes que trabajar para lograrla, con foco y con un plan. Un plan como el librito de instrucciones que encontraste en la caja, solo que esta vez lo escribes tú misma.

Lo que haces cada día construye lo que conseguirás a medio plazo y esos logros son la clave para alcanzar tu visión de vida ideal. Todo tiene que encajar, estar alineado y tener sentido. Esa es la diferencia entre tener puñados de pequeñas piezas unidas al tuntún que es imposible que formen algo con sentido o lograr la satisfacción de haber hecho realidad con tus propias manos aquella preciosa Torre Eiffel de 3000 piezas estampada en la caja.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies